miércoles, 9 de enero de 2008

Factores Desencadentantes y Agravantes de la Celulitis

Factores hormonales y endocrínicos
Es muy frecuente encontrar mujeres afectadas de celulitis, sobre todo en las extremidades inferiores, con una atonía muscular al nivel de los glúteos medianos y menores, así como de los tensores de la fascia lata, pudiéndose asociar, en algunos casos a una atonía de los glúteos mayores. Dichas atonías están provocadas por las características anatómicas de las caderas de la mujer, sobre todo cuando esta es demasiado ancha; características que vienen determinadas por la acción de las hormonas femeninas, producidas antes y durante el momento de la pubertad.
La afectación de la fascia lata provoca cambios hemodinámicos en la circulación de retorno que causarán, con el paso del tiempo, una insuficiencia circulatoria de las extremidades inferiores, con tendencia al éstasis, exudación e extravasación serosa y linfática.
Dicha extravasación produce una serie de cambios bioquímicos, locales y generales, que a su vez, tendrán las siguientes consecuencias:

Impiden la formación de los enlaces transversales entre el colágeno y la elástica.
Influyen negativamente en el metabolismo de las hormonas tiroideas.
Importante disminución de la hialuronidasa (responsable de la despolimerización de los mucopolisacáridos) consecuente con la disminución de la hormona T3.
La disminución de la T3 da lugar a unos adipocitos de mayor tamaño, totalmente rellenos de triglicéridos.


Tanta es la importancia de estos factores endocrinos que la aparición de la celulitis suele coincidir o agravarse con una o varias de las etapas de la vida de la mujer en las que las regulaciones hormonales son más difíciles y, que como ya hemos dicho antes son:

Pubertad.
Menárquia.
Anticonceptivos.
Embarazos.
Pre y postmenopausia.


Factores Neurovegetativos
Conjuntamente con los hormonales y endocrinos, se consideran a los neurovegetativos como factores de gran importancia en la génesis de la celulitis.
Estadísticamente la celulitis afecta más a las mujeres con cierta labilidad emotiva, que presentan con facilidad crisis de angustia o tendencia a la depresión. No hay que olvidar que a veces una demanda de corrección estética por parte de una paciente, puede esconder un problema afectivo, o un estado depresivo.


Factores Genéticos y Etnicos
A pesar de que es difícil establecer una correlación entre la dotación genética y la celulitis, es indudable que existe una relación entre ambas.
No es raro encontrar familias enteras, en las que las mujeres presentan una morfología con caderas anchas y piernas celulíticas.
Desde el punto de vista étnico, se observa una mayor incidencia de la distribución morfológica ginoide en las mujeres latinas que en las de raza nórdica, que suelen presentar caderas menos anchas y menor formación de celulitis, posiblemente ligada al factor genético.



Factores secundarios a patologías
Las alteraciones hepáticas serán un factor predisponente a la acumulación local de desechos y residuos tóxicos, que de otra manera serían eliminados con normalidad
De la misma forma actuarán las afecciones renales, especialmente las insuficiencias.
Las insuficiencias venosas, varices y demás problemas circulatorios locales, representan de una parte un bloqueo a una correcta circulación, favoreciendo la extravasación de líquido y los edemas, y de otra un problema de compresión de la microcirculación, siendo por tanto evidente su incidencia en la agravación e incluso origen de la celulitis.


Influencia de otros factores
Se consideran como factores agravantes:

1. Hábitos alimentarios
El hecho de que exista una obesidad concomitante por aumento de la ingesta, será un factor predisponente a la instauración de una celulitis importante, especialmente si la constitución es de tipo ginoide.
- La poca ingesta de líquidos.
- La ingesta excesiva de sal, provocando retención hídrica en los tejidos.
- El déficit de fibra en la dieta condicionará un estreñimiento, muy frecuente en las mujeres, tiene también una acción directa sobre la celulitis.



2.- Forma de vida:
Son también factores a tener en cuenta los siguientes:
- El sedentarismo y la falta de ejercicio físico.
- La utilización de prendas de vestir demasiado ajustadas.
- El uso de calzado incorrecto, con tacones demasiado altos.
- Las posiciones fatigantes, también son hechos que actúan sobre la circulación de retorno. Incluso el hecho de mantener una posición, de pie o sentado, durante largo tiempo.
- Los hábitos tóxicos, como el abuso del café tabaco y alcohol, por los efectos que producen sobre el sistema circulatorio y nervioso.
- El estrés.
- La utilización de tratamientos inadecuados (masajes violentos, intervenciones no indicadas, así como praxis de personal no especializado, son causa de yatrogenia, destrucción muchas veces del tejido y zonas capilares.

Design konnio.com